Reportajes

In bed with the web

Términos como < dogging >, < cibersexo >, < voyeurismo electrónico >, < swinging >, < petting >, < cruising > o < poliamor > eran hasta hace poco palabras relativamente desconocidas que ahora forman parte, sin embargo del moderno vocabulario de miles de internautas en nuestro país. Existe un importante segmento de la población que ya utiliza Internet como medio para la relación, el aprendizaje y la expresión sexual y es que muchos internautas van a la cama con la web < In bed with the web > término utilizado para referirse a todas aquellas cuestiones sexuales que guardan relación con el uso de Internet y las nuevas tecnologías como medio para la relación sexual. Canals, el autor de la hora 99 (esta noticia) explica a la prensa como existen indicativos y pruebas de que el barómetro del sexo en Internet está por todo lo alto, algo que no tiene porque ser malo, pues la sexualidad es una expresión más de la buena salud, también dentro de Internet siempre y cuando se haga dentro de los límites de la legalidad y el equilibrio.

Utilizar los nuevos entornos telemáticos para expresar latencias sexuales es todo un fenómeno social, -afirma Canals- en esta tarea de observación he buscado, clasificado e identificado diversas expresiones del sexo en la red, también comunidades sexuales, prácticas y géneros sexuales entendiéndolos todos ellos de manera diferenciada, muchos de ellos promovidos o organizados desde la red y que dan muestra de la consolidación de Internet como medio para la expresión y la diversidad sexual. Durante algunos años usamos Internet para comprar, realizar transacciones, estudiar o vender productos, hoy en día ya podemos hablar de Internet utilizado como plataforma para la relación sexual. Esta diversidad sexo-cibernética es un reflejo del positivo desarrollo y de la madurez de la red en nuestro país que ha pasado de ser un instrumento meramente tecnológico o comercial para adquirir otras funcionalidades.

< Diversidad sexual en Internet >

Los nichos de mercado sexuales son el aspecto más interesante de la hora 99 (título de este espacio) –afirma Canals- estos han proliferado con toda fuerza, hasta el punto de que la red se ha consolidado ya como un enorme escaparate de tendencias y modalidades sexuales, algunas curiosas y excéntricas, otras interesantes y dignas de ser observadas. Las expresiones sexuales que un internauta puede desarrollar ante el medio de las informaciones representadas en Internet son tan variadas como la vida misma.

Internet está viviendo una pequeña revolución sexual ya que la variedad sexual se consolida entre miles usuarios. La fantasía, la libertad y la democracia digital propia del medio está permitiendo a muchos internautas participar en aquellas comunidades sexuales con las que sexualmente se sienten más identificados. Los seres humanos somos entes sexuales únicos y diferenciados –afirma Canals- y no por cuestiones de religión, moral o educación deben desarrollar siempre un estilo o comportamiento sexual único. Internet da prueba de que existe todo un mundo de comportamientos sexuales paralelos y que a menudo son poco visibles en los escenarios presenciales.

En la red existe toda una nueva moderna < fauna internautica > de personajes y actividades sexuales, que en este sitio web iremos clasificando con el tiempo, el < sexo a través de la webcam >, el < cibersexo >, etc.. son algunas de las más conocidas practicas utilizadas por las nuevas pero amplias minorías sexuales de la red. La mutabilidad, la diversidad y democracia del medio ha permitido la proliferación de todo un nuevo lenguaje de expresiones sexuales poco visibles en los escenarios presenciales.

Existe una cosa que no ha cambiado a pesar del tiempo, el paso de los años, los terremotos o los desastres naturales, una de esas cosas es el sexo, que sigue copando gran parte del protagonismo dentro de la red. Los sitios web de sexo siguen llenando ríos digitales de información y su progresión aumenta exponencialmente con el tiempo. El término “sexo” sigue siendo, en muchos idiomas una de las palabras con más resultados en los motores de búsqueda.

< Comunidades sexuales en Internet >

Algunas de estas prácticas sexuales han llegado a formar las denominadas < comunidades sexuales en Internet > sitios web o incluso portales que agrupan a los seguidores o defensores de determinadas prácticas es el caso de www.dogging-spain.com un portal español de éxito que cuenta con más de 60.000 usuarios registrados el < dogging > o “cancaneo” es una práctica consistente en llevar a cabo el sexo en espacios públicos y en lugares un poco apartados, los usuarios defensores de esta modalidad pueden registrarse en Internet y anunciar el lugar concreto en el que van a mantener un encuentro sexual para que terceras personas y espectadores puedan presenciarlo en directo o a veces, incluso participar. Los asistentes no siempre se conocen entre ellos y acuden a Internet como herramienta logística para organizar estos encuentros.

El < poliamor > es otra comunidad de ciudadanos en Internet, sus seguidores argumentan la idea de poder establecer relaciones sexuales y amorosas con varias personas, todo de manera honesta y transparente sin que por ello haya que engañar a nadie. Así en una relación de poliamor, un hombre o mujer puede estar casado con su cónyuge pero al mismo tiempo establecer relaciones con terceras personas de forma transparente y con el consentimiento de todas las personas involucradas. Un portal llamado www.poliamor.net da ejemplo positivo de cómo esta comunidad y movimiento se ha organizado “amar a más de uno de forma transparente es su lema” A nivel internacional existen decenas de sitios web y portales con un creciente número de seguidores y un alto grado de organización es el caso de www.worldpolyamoryassociation.org movimiento que goza cada vez de mayor aceptación y que tiene en Internet a uno de sus pilares fundamentales de expresión y difusión.

El < swinging > es otra práctica y comunidad sexual con un enorme mercado y popularidad en Internet, más conocida como < intercambio de parejas > los dos cónyuges o miembros establecen por mutuo acuerdo tener relaciones sexuales con otras parejas. En nuestro país existen numerosos sitios web y portales que organizan encuentros, cenas y eventos, todo con el fin de fomentar este tipo de encuentros. El anonimato preponderante en Internet y la discreción del medio permiten a sus practicantes desarrollar esta actividad con toda la discreción e intimidad, a menudo los swingers son personas de todos los estratos sociales, que llevan una vida aparentemente clásica pero que organizan su actividad sexual a través de la logística que les ofrece un terminal conectado a Internet. El grado de organización de los swingers es bastante elevado, en la red se anuncian muchos locales, se organizan eventos y hasta existe un circuito turístico de viajes y vacaciones para parejas que quieren establecer nuevos contactos vacacionales y poder dar así rienda suelta a sus preferencias sexuales.

El < petting > es otro de los recursos de la sexualidad en la red, en Internet existe un gran número de usuarios motivados a establecer relaciones sexuales con terceros y que se enfrentan al mismo tiempo con el factor “tabú y moral” debido a la culpabilidad que para ellos representa la idea de ser infiel o traicionar a su pareja. El petting es una práctica consistente en establecer relaciones sin penetración, a menudo se realizan besos, caricias, mimos, juegos sexuales.. todo sin llegar a consumar el acto final ni el coito. El sexo intermedio caracteriza a esta práctica que muchos usuarios defienden argumentando que no se sienten infieles por el hecho de no penetrar a su contraparte sexual, algo que sin duda genera polémica debido al discurso ético que puede generar ante ciertas personas. Este tipo de usuarios se caracterizan por ser mucho más discretos en Internet, algunos usuarios organizan las llamadas fiestas petting. (Ejemplos capturas pantalla de Canals – rueda prensa)

En el < cruising > se atiende a la idea de buscar sexo con desconocidos a menudo acercándose o merodeando entorno a determinados lugares estratégicos llamados < zonas cruising > En la red existe un gran número de sitios web y foros que dan detalle sobre lugares en los que conseguir sexo gratuito con desconocidos, el cruising tiene en Internet a una de sus herramientas más estratégicas y fundamentales por el hecho de ser un medio que anonimiza y permite realizar esta práctica de manera discreta. Sus seguidores han llegado a crear grandes comunidades que se organizan en numerosos foros dedicados a esta práctica.

< Voyeurismo electrónico > Muchos de estos fenómenos y géneros sexuales están por supuesto activos todo el año pero hay algunos que disparan su actividad o consumo ante la llegada del verano, es el caso del < voyeurismo electrónico > actividad cuyo modus operandi se basa en realizar fotografías a otros usuarios en sitios públicos como playas, para luego colgarlas en sitios web dedicados a esta temática. En esta práctica son las playas los principales escenarios y por tanto la llegada del verano suele disparar este tipo de prácticas. En los últimos meses, el voyeurismo se ha diversificado en la red y ya es posible visualizar foros en los que observar fotografías robadas en gimnasios, vestidores, jacuzzis y otros espacios públicos, en el < upskirt > por ejemplo, el voyeurista electrónico toma fotografías discretas con su teléfono móvil bajo bajo las faldas de una compañera de escuela, también en probadores de centros comerciales y es que algunas comunidades sexuales también cobras tintes de gamberrismo electrónico.

< Parafílias, prácticas y géneros sexuales >

La < erontofilia > por ejemplo es una práctica con muchísimos seguidores en la red en la que el World Wide Web y teléfono se dan de la mano, se trata de sitios web con contenidos sexuales en los cuales es necesario realizar llamadas telefónicas para disfrutar de servicios sexuales en este caso a cambio de dinero. La llegada de los antiguos teléfonos 906 en España ya supuso un mercado económico de gran volumen que poco a poco ha ido trasladándose a portales y sitios web que ofrecen este servicio.

Por otro lado la industria del sexo y el porno en Internet ha dedicado grandes espacios a determinadas parafilias, practicas y géneros sexuales es el ejemplo de la < falofilia > que consiste en la atracción sexual y excitación ante los penes grandes, o la < graofilia > que es la excitación y atracción sexual que muchos internautas sienten hacia mujeres más maduras o incluso de edad avanzada, la < hipnofilia > el usuario se siente atraído por tener relaciones sexuales con personas dormidas. El < frotismo > aquella en la que el sujeto siente placer al rozar su órgano genital con otra persona que se encuentra muy cercana por alguna circunstancia o el < troilismo > en la que el sujeto se siente excitado al presenciar a su pareja realizando el sexo con una tercera persona.

Otras expresiones del sexo en la red agrupan a numerosos círculos de consumidores de sitios web, es el caso del < bondage > práctica consistente en atar o maniatar a un sujeto, amordazar y dominar son sinónimos que excitan a muchos usuarios seguidores de estas prácticas, la red se ha llenado de portales bondage, muchos sex shops dentro y fuera de Internet ya venden productos como cuerdas, esposas y otros utensilios que permiten a sus seguidores disfrutar de estos instintos. El < leather > por ejemplo es el género en el que se utiliza el cuero en las prácticas sexuales y vestimentas, la < zoofilia > consistente en obtener un placer y atracción por mantener relaciones sexuales con animales o la < lygofilia > que reúne a los amantes de la noche y la oscuridad, existe toda una cultura de lo oscuro, negro y misterioso, también entorno al sexo.

La < Agonphilia > es la actividad consistene en simular una lucha o forcejeo con la pareja o con la contraparte sexual. La < Cronofilia > es toda actividad en la cual se practica en sexo entre personas jóvenes y otras personas de mayor edad, la red se ha llenado de sitios web en los que es posible observar practicas entre adolescentes y personas de edad avanzada.. La < Electrofilia > es toda excitación producida utilizando choques o estímulos eléctricos durante el desarrollo de la práctica sexual. La < lectolagnia > que es toda excitación producida por la lectura de textos con un contenido erótico, relatos, etc.. El < Picacismo > o excitación sexual que muchos usuarios sienten al introducir o sentir como se introducen alimentos en sus cavidades corporales, la < somnofilia > que consiste en realizar el sexo oral a una persona que está durmiendo, el < pigmalionismo > que es la excitación que un sujeto siente por mantener relaciones con maniquíes, estatuas u otros objetos estáticos con apariencia de ser humano, la < agrexofilia > que comprende a aquellos usuarios que se sienten excitados al sentir que su propio acto sexual está siendo escuchado por terceras personas.. Otros géneros abarcan prácticas desconocidas por la mayoría de ciudadanos que sin saberlo se convierten en practicantes de las mismas, es el caso del < sexsomnio > que abarca todas aquellas actividades sexuales que desarrollamos de manera más inconsciente mientras dormimos, usuarios que tocan a la pareja, cuando duermen, etc..

En otros casos las expresiones del sexo en la red pueden adoptar tintes delictivos es el caso de algunos < extremismos sexuales > en prácticas como el < devilfuck > en la que algunos grupos promulgan el contagio de ETS (enfermedades de transmisión sexual) Por otro lado existen los seguidores del denominado < gang bang > actividad consistente en mantener relaciones sexuales con varios sujetos a menudo por turnos. El Gang bang tiene un importante nivel de contenidos en la industria del sexo en Internet, a nivel doméstico existen muchos usuarios que organizan quedadas y encuentros a través de Internet con el fin de disfrutar de esta práctica.

< El cibersexo > Se ha vuelto una de las prácticas más populares, en ella un usuario se exhibe sexualmente ante otro, a menudo mediante una webcam. Utilizar sistemas de mensajería instantánea para practicar el sexo con un usuario situado al otro lado de la pantalla de plasma es un fenómeno de moda en nuestro territorio on line, el cibersexo sigue siendo una forma de relación y práctica sexual, con el paso del tiempo será aceptada como una condición y práctica sexual más –afirma Canals- tan sólo es cuestión de tiempo ya que cada generación reinventa y aplica nuevas prácticas en sus arquetipos y escenarios, el tiempo se encargará de convertirlas en prácticas socialmente conocidas y aceptadas.

El < onanismo > comúnmente conocida como masturbación y es que Internet también se consolida como un medio para practicar el sexo en solitario basta con teclear un par de palabras clave para acceder a un universo de millones de sitios web en los que se ofrecen imágenes gratuitas al alcance de todos los públicos.

El < Androidismo > Sexo con robots o máquinas, también comprende sexo con androides, aparatos mecánicos, existe una industria creciente en este aspecto, especialmente en países como Japón. En nuestro país la tecnología sexual no está tan avanzada aunque sí que es posible comprar a través de Internet muchos artilugios de tipo mecánico.

< Infidelidad en verano > y < cazadores de infieles >

La infidelidad en la red vuelve a ser un fenómeno con una importante actividad internáutica, diversas salas de chat han proliferado en esta actividad algunas hasta el punto de especializarse en la infidelidad entre personas de un mismo sexo o entre personas casadas que buscan relaciones con terceros. Cuidado con las < cazadoras de infieles > -afirma Canals – a nivel internacional han nacido algunos sitios web creados por mujeres en otros casos empresas especializadas que se infiltran en las salas de chat, establecen conversaciones e identifican a aquellos hombres que desean ser infieles.

> Decálogo de consejos para citas de sexo ocasional

Durante este verano miles de personas utilizaran la red como medio para establecer citas ocasionales de sexo, Canals da a conocer un breve decálogo de consejos para evitar potenciales riesgos, Internet es un medio positivo para conseguir oportunidades sexuales, pero debemos evitar y filtrar los potenciales riesgos, se trata de ser más crítico pero no más desconfiado-

< Conocimiento del interlocutor >, A pesar del concepto < aventura > que pueda marcar el contacto es importante obtener la mayor información posible de nuestro interlocutor, no se trata de obtener datos personales sino de saber con quién hablamos, su edad, su aspecto.. desconfiar de usuarios argumenten no disponer de fotografía, webcam o ningún medio para ser visualizados.

< Minimizar el anonimato > A los ciberdelincuentes no les gusta aparecer a la luz del día, ser vistos por más de una persona o testigos, dar números de teléfono.. minimizar el anonimato será en términos generales, una práctica afín a la seguridad. No entrar en espacios cerrados, pisos o casas sin haber visto al interlocutor en la calle o espacio público, tomar el num.de móvil de la otra contraparte, etc..

< Escala de contactos > Charlar previamente con el interlocutor, tomar algo en un bar o cafetería, dar un paseo, no subir directamente a un piso o espacio cerrado sin haber conocido previamente a la otra contraparte. Un buen recorrido es hablar por el chat, la mensajería instantánea, la webcam, la charla por el teléfono móvil ,el encuentro presencial y finalmente el sexual consentido por ambas partes.

< Evitar riesgos sexuales > Utilizar anticonceptivos, preservativos, Internet es un escaparate lleno de posibilidades sexuales pero también abierto a los riesgos y enfermedades de transmisión sexual evitarlas no es muy difícil.

El autor de la “hora 99” (este espacio) ofrecerá desde hoy un comunicado de prensa y documento periodístico todos los días 9 de cada mes a las 9:09 am sobre una de sus observaciones realizadas entorno una temática de Internet, la sociedad de la información y su impacto en la sociedad.

Francesc Canals, ciudadano y autor de la “hora 99” ofrece capturas de pantalla, links, ejemplos..

Más información:
93.324.82.03 – 93.324.82.12
Tel.directo 677.028.639