Reportajes

La jueza Baraitser deniega la libertad condicional a Assange

La defensa ha presionado al tribunal con argumentos como el excesivo tiempo que el detenido lleva en prisión preventiva (desde abril 2019) y el evidente riesgo de contagio a Covid19 que están sufriendo las cárceles británicas.
 
El Juzgado de Westminster no ha “pisado el acelerador” del caso Assange al no conceder la libertad provisional. En la vista oral Assange ha escuchado la decisión del Tribunal que en pocos segundos era divulgada a todo el mundo a través de espacios y plataformas de apoyo como @DefenseAssange #FreeAssangeNOW o #SendJulianHome
 
Hace 48 horas la jueza británica Vanessa Baraitser sentenciaba a través de 132 páginas que Assange no sería extraditado a EEUU por problemas de salud. Su frustrada puesta en libertad provisional suponía un hito de gran relevancia jurídica afirma el director del OEI (Observatorio Español de Internet) quien cree que la liberación definitiva se producirá a medio plazo a través de un acuerdo de voluntades entre distintos países. El activista aún tiene 17 cargos pendientes que le podrían llevar a cumplir hasta 180 años de prisión. Se le juzga con la Ley de Espionaje del año 1917, además está acusado de delitos de intrusismo informático y revelación de secretos oficiales.
 
Las miradas se han vuelto hacia el aún presidente Trump quien no ha incluido al activista en su lista de indultados. Biden podría cambiar el rumbo acusatorio hacia Assange quien ya se ha convertido en una pieza difícil de gestionar en la incómoda caja B de las informaciones clasificadas en todo el mundo.
 
El cautiverio del periodista se remonta a hace más de 10 años cuando los primeros cables de WikiLeaks llenaron portadas de todo el mundo. Gracias a su labor conocimos las torturas en Guantánamo, el asesinato de población civil en Afganistán o los cables sobre la Guerra de Iraq. Ecuador le ofreció asiló en su Embajada en Londres donde pasó 7 largos años de aislamiento hasta que un cambio de gobierno propició que en abril de 2019 fuera entregado a las autoridades británicas. Los problemas de depresión y autismo no tardaron en llegar en uno de los casos judiciales más complejos de las últimas décadas. Durante los últimos años la página Wikileaks se ha reducido a la mínima expresión, distintos gobiernos han bloqueado sus cuentas bancarias y han inhibido la presencia de su red de sitios web.